Tía mamando pollas en despedida de solteros

Esta mujer ha decidido que necesita de un plus para llegar a fin de mes, y por ello se ha metido como stripper en un conocido establecimiento. Lo que tiene que hacer es bailar con los clientes para poder calentar el ambiente. A veces le hacen propuestas más indecentes, y si acepta se gana todavía más dinero. En esta ocasión ha decidido comerle la polla a los clientes, incluso hasta conseguir que se le corran en la boca. Ha ganado mucho dinero.

Deja un comentario.