Sexo grupal en el gimnasio

Después de una sesión de fitness con un monitor extremadamente exigente, el grupo decide aliviar tensiones montándose una buena orgía. Así que atan al profesos con diferentes cuerdas, tensores y demás material que habían empleado para la clase, y comienzan a enrollarse allí mismo, ante el pobre monitor que no sale de su asombro. Una jornada de sexo salvaje de la que todos sin excepción participan. Tras estar todos satisfechos, y habiendo calentado al monitor (al cual se le ha puesto bien dura ante semejante panorama). Apagan las luces y se van, dejando al pobre hombre allí encerrado.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*