Se lo monta con un cura

Una chica ha ido a confesar todos sus pecados pero al hacerlo no ha conseguido otra cosa que ponérsela bien dura al padre que la estaba atendiendo. Antes de darse cuenta se había metido la polla en la boca para hacerle una mamada de lo más especial. Después se le humedecerá el coño y decidirá ponerse encima suya para poder follárselo sin parar. Una experiencia religiosa que seguro que vuelve a repetir

Deja un comentario.