Se folla al señor de la casa

Esta mujer trabaja como sirvienta en un hogar lujoso y siempre ha sentido que el dueño se sentía atraído por ello. Para intentar descubrirlo lo que ha hecho es excitarte. En el momento en el que ha visto que se ha dejado comer la polla, entonces ha decidido no detenerse. Se ha quitado las bragas y ha dejado que el otro la pueda penetrar en todas las posiciones que te puedas imaginar.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*