Se folla a una rubia en el puerto

Este hombre ha conocido a una mujer a la que le encanta tener sexo y no le importa el lugar. Cómo no tenían demasiado dinero para poder irse a un hotel, han decidido empezar a follar en el lugar en el que se encontraban. Ha empezado la tía haciéndole una mamada completamente increíble; se le ha puesto encima y ha botado como si no hubiera mañana. Después de saltar sin parar, ha conseguido que el hombre alcanzara el orgasmo en un tiempo récord.

Deja un comentario.